Diagnóstico de los ojos

Indicaciones decisivas para la terapia

El diagnóstico del iris es inmensamente valioso para el terapeuta como herramienta de diagnóstico. Permite una visión de la situación general de la persona enferma, que ni la conversación, ni el diagnóstico de laboratorio ni el diagnóstico facial pueden ofrecer. Hace que la terapia elegida sea holística e individual.

Historia

La observación de los cambios en el ojo y sus alrededores es tan antigua como la gente se ha mirado alguna vez. Encontramos indicios del uso específico de la inspección ocular en los diagnósticos médicos en los antiguos chinos, Hipócrates y Filostrato. Hoy en día tenemos la maravillosa posibilidad de acercarnos aún más a lo que está sucediendo mediante el uso de lupas y microscopios oculares.

Espejo del genotipo oculto

Para describir el diagnóstico del iris con más detalle, me gustaría citar al famoso diagnosticador del iris Rudolf Schnabel, porque sabía cómo formularlo de forma tan exquisita: „Proporciona una visión de la masa hereditaria más oculta de la constitución, de la que es capaz de ser el más excelente espejo.“ El tejido del iris es tejido conectivo (matriz). En conclusión, puede leerse: „Análisis estructural del tejido conectivo vivo“.

Los signos, estructuras, pigmentaciones e indicaciones biodinámicas relevantes para el diagnóstico del ojo dan al observador entendido la posibilidad extraordinariamente significativa de reconocer la causa y la tendencia de la enfermedad individual de una persona antes de la enfermedad. En consecuencia, un profesional experimentado puede iniciar medidas preventivas en una etapa muy temprana.